Ryan Phillipe y Juliette Lewis, enfrentados por un crimen sin resolver