Ben y Jess, juntos en la cama