Ben Crawford entra en la cárcel después de declararse culpable del crimen