Ben encuentra unas zapatillas con sangre escondidas en el exterior de su casa