La detective Cornell, a Ben: “Sé que no mató a Tom, es libre de irse”