El padre de Lucas espera pasar página