La mala gestión obliga a cerrar la fábrica