La confesión de Marcos, la solución