Manuel sigue sin fiarse de su vecino demasiado amable