La crisis ha obligado a la familia Allende a cambiar de forma de vida