La búsqueda de un donante de médula pone a prueba a una familia