Aitor: "Quedé para jugar a la consola y me encontré un tío de dos metros que me forzó"