Los pederastas se hacen pasar por chicas o chicos jóvenes para contactar con menores