Pedro Luis Gallego, el violador del portal