La Infanta Cristina se enfrenta a penas de hasta once años de cárcel