Dos naves almacenan historiales que podrían aclarar la trama de los bebés robados