Rosa: "Mis padres me contaron que habían pagado 200.000 pesetas por mí"