Elías, a punto de confesar