Elsa Pinilla, adicta a los crucigramas