Carme Chaparro nos cuenta cómo es sufrir el síndrome de Ménière