¿Negocio? Éstas son todas las contradicciones del culebrón amoroso