La anécdota de los GOYA: Amaia saca naturalidad ante el fallo técnico de la noche