Carlos Lozano y Miriam Saavedra pierden los papeles y María Patiño tiene que intervenir