Julen e Inma Campano se emocionan al leer los cariñosos mensajes escondidos tras una pista de curling