Steisy podría perdonar una infidelidad, pero hay algo que no aceptaría jamás: “Le pego una patada en el culo”