Nacho Montes, de la piscina a la isla