Nacho Montes y Rafa Lomana, una bronca por querer aprender a pescar