Abraham: “Yo a mí madre nunca le digo lo mucho que la quiero”