En Cayo Paloma no todo es sufrimiento, también hay muchas risas