Antes de la evacuación, los concursantes se quejaban de sus picaduras