Fortu, a la gresca por unos garbanzos