Rubén y Christopher, amigos para siempre