Rubén, emocionado con la visita de su padre