¡Mario llega a España sin camiseta y con 10 kilos menos!