Y llegó el momento de... ¡la unificación!