Los supervivientes se dicen lo peor, y a la cara