Los supervivientes se ponen tiernos antes de la gran final