Los supervivientes luchan por la localización