Mario y Suso, con las manos en la masa