Aída Nízar, robando sin bragas