Aída, azote de las boutiques