Benita, madre del Maestro Joao, entre lágrimas. “Tenía que haber ganado él”