Carmen Borrego quiere que Lucía sea el fantasma del presente