Fernando: “Estoy negociando con el jefe entre unos escarpines o unos tapones”