Francisco, en el ‘Diario de los habitantes perdidos’: “Lo peor de la tormenta es cuando mi cuerpo empezó a temblar”