Francisco deja a todos sus compañeros dormidos con una clase de relajación