Jessica, segura de su expulsión