Llegó Aída, se acabó la paz