El Maestro Joao en estado puro: “No puedo vivir sin un buen tendedero”