Oriana y Gahona, las risas dan paso a la tensión y los insultos